10 recursos para aprender a promocionar tu trabajo

Cómo promocionar tu trabajo

Cómo promocionar tu trabajo

 

 

Promocionar tu trabajo, autopromoción o autobombo, seguro si estás leyendo este post, eres de las que odia venderse a sí misma porque piensas que las personas de tu entorno te verán cómo una pedante, o simplemente porque te da vergüenza alardear de lo buena que eres para determinados campos.

Siento decirte que debes aprender a venderte y a promocionar tu talento, pues de esto depende que puedas vivir de tus pasiones.

Así que papel y lápiz para que apuntes estos 10 recursos y empieces cuánto antes a contarle al mundo para que eres buena, y sobre todo, lo más importante: ayudar y aportar valor a quien te siga la pista.

Aquellos y aquellas que me siguen desde hace un tiempito seguro habrán notado lo fan que soy de Austin Kleon. Su particular visión sobre la creatividad me ha abierto los ojos y me ha sembrado muy buenas ideas para integrar en mi negocio creativo.

En enero de este año hice un video y escribí un artículo en el blog sobre el primer capítulo del libro aprende a promocionar tu trabajo. Hoy, 9 meses después retomo este tema haciendo este post con un resumen de todos los recursos para que tengas una visión más amplia y por supuesto te animes a leer este libro.

En esta obra, Austin nos cuenta que una de las preguntas que más le hacen a diario sus lectores, es cómo encontrar un público o nicho que esté interesado en nuestras ideas o nuestro trabajo. A lo que contesta: No tienes que buscar tu público, el público te encontrará a ti. Pues al compartir tu mensaje y tu trabajo, atraerás gente con tus mismos intereses y gustos.

Pero para que esto suceda, tienes que ser “ENCONTRABLE”. Y qué significa ser encontrable, pues que debes ser tan buena en lo que hagas, que nadie pueda ignorarte.

 

Y para esto, no debes guardarte nada, es decir, si quieres emprender en el mundo digital no debes tener una mente egoísta. Compartir tus conocimientos debe ser tu bandera y estrategia principal para atraer a tu público ideal.

Debes hacer del “compartir tus trucos y conocimientos” tu rutina del día.

Y bien, si en su primer libro nos enseñaba a robar ideas a otros, en este libro aprenderás cómo dejarte robar tus ideas. ¿Qué paradoja verdad? A mí me encanta 🙂

Vamos con el primer recurso:

1.       No hace falta ser un genio

 

  • Encuentra tu escenio: No necesitas ser el ser humano más creativo del planeta o tener ideas tipo Leonardo Da Vinci para lograr captar la atención de un grupo de personas con intereses e ideologías en común. Simplemente con que aportes valor será suficiente.
  • Conserva tu espíritu de Amateur,  así ya tengas cierta experiencia en tu campo. Tener alma de principiante, te ayudará a no perder el hambre por aprender cada día con el mismo entusiasmo que cuando empezaste. Esto te permitirá ser más libre y creativo a la hora de compartir tus ideas.
  • No puedes encontrar tu voz si no la usas: No temas compartir tus ideas y tu mensaje al mundo. Usa las redes sociales y los blogs para comunicar tu visión del mundo.

 

2.       Piensa en el proceso no en el producto

 

  • Documenta todo lo que haces: documenta tu proceso de evolución. En forma de fotos, artículos, entrevistas, notas de voz, dibujos. Cómo quieras, pero materializa tu proceso de alguna manera y compártelo con el mundo. A la gente no solo le gusta verte en la cima. También quiere ver como escalaste la montaña. Si aún no tienes nada que mostrar, empieza por contar algo que te guste y te apasione.

3.       Comparte algo pequeño cada día

 

  • Cuando Austin escribió este libro no existían las stories en Instagram, Facebook o whatsapp. Aprovéchalas para compartir algo de tu proceso cada día. Esto conecta muy bien con tu audiencia.
  •  Comparte solo cosas interesantes, cosas que aporten un valor a alguien y que sepas que están ayudando al que lo lea, lo vea o lo escuche. Si sientes que no aporta nada, no lo publiques.
  •  Convierte tu flujo en existencias: Publicar tus ideas en las redes o en tu blog, durante mucho tiempo y con constancia dará vida a tu activo más grande. Tus conocimientos están materializados y puedes disponer de ellos cuando quieras. Incluso organizarlos y al cabo de meses o años podrás escribir un libro. Tatúa esto en tu mente: Tu contenido es tu activo más grande.
  • Tener un dominio propio es indispensable para consignar tus ideas y tu aporte a las personas. No es una opción. Esto te dará profesionalidad y serás encontrable en el mundo entero.

 

4.       Abre tu gabinete de curiosidades

 

  • No seas acaparador: Comparte tus influencias, aquellas fuentes de las que bebes, aquellos que admiras y que te inspiran día a día. Esto ayuda a la gente a saber más de ti y saber quién eres.
  • No hay placeres culpables: Comparte todas y cada una de tus pasiones. Y este tema me encanta porque cómo buena multiapasionada que soy, me toca a fondo. Mostrar nuestros gustos e inclinaciones, por muy raras o exóticas que parezcan, hacen parte de tu universo y esto seguro que permitirá que conectes y atraigas a personas con esas mismas inclinaciones.
  • Acredita siempre el trabajo ajeno: Esto permite que la gente llegue directamente a la fuente de la que hablas o te inspiras. Les estás aportando valor porque descubren nuevas personas e ideas gracias a ti.

 

 

5.       Cuenta buenas historias

 

  • Un trabajo no habla por sí mismo: Los seres humanos conectamos emocionalmente con las historias. Cuando nos cuentan una buena historia y nuestro cerebro puede hacer relaciones y crear una emoción. Esta emoción quedará grabada en nuestra memoria a largo plazo. Y que nuestros clientes potenciales se acuerden de nuestros contenidos, eso si que vale la pena.
  • Prepara tu elevator pitch para que lo entienda un niño de 8 años y un ejecutivo de alto nivel.
  • Cuenta tu propia historia, nada mejor que conectar con tu lado más auténtico.

 

6.       Enseña lo que sabes

 

  •  Comparte tus secretos profesionales: da a conocer todos tus secretos técnicos y las herramientas que usas. Haz tutoriales y educa a la gente en tu tema. No dudes un segundo en compartir todo aquello que aprendes.

7.       No te conviertas en Spam humano

 

  • Tiene que haber un equilibrio entre ser acaparador y venderte todo el tiempo y por supuesto en pasar desapercibida.
  •  Interactúa con tu comunidad.
  •  Nunca pidas a nadie que te siga. Céntrate en seguidores de calidad y no en la cantidad.
  •  Consiente y mima a tus seguidores acérrimos, compárteles contenido especial solo a ellos. Dales un trato especial.
  •  Desvirtualízate  y queda con las personas en el mundo real. Es muy importante que también te conozcan en las esferas presenciales. De lo contario al final terminarás saturada del digital por falta de contacto e interacción física.

8.       Aprende a Encajar los golpes

 

  • Las críticas negativas siempre van a existir, el truco consiste en que no te importe lo que todo el mundo piensa de ti, sino lo que piensen las personas correctas.
  •  No alimentes los trolls, si es necesario elimina los comentarios o las funciones de comentar. Como te sientas más a gusto. Pero jamás caigas en el juego de seguirle la corriente a los trolls. Es tóxico.

9.       Véndete

 

  • ·No tengas miedo de ofrecer tus servicios o productos. Tienes que tener la total seguridad de tus conocimientos, de que tus productos son de calidad y que por tanto tienen un valor. Con lo que aportas, puedes cambiarle la vida a tus clientes, así que adelante no temas dar el primer paso. Necesitas comer, vestirte y pagar la renta.
  • Ten siempre una lista de correos de personas interesadas en tu trabajo. Son potenciales clientes. Ofréceles tus servicios sin ser spam.

Walt Disney decía: No hacemos películas para hacer dinero. Hacemos dinero para hacer películas.

 

10.   Persiste en tu empeño

  • No te desanimes en los momentos bajos de la montaña rusa de la persona emprendedora. No tires la toalla justo antes de abrazar el éxito. Cómo diría un jugador de fútbol, hay que jugar hasta el último minuto.
  •  Vete para poder volver: Cuando necesites inspiración vete lejos, desconéctate para poder regresar con pilas nuevas.

 

 

Estos es un breve resumen de los diez recursos que comparte Austin Kleon en su libro “Aprende a promocionar tu trabajo” hoy casi un año después de leerme el libro por primera vez. Puedo entender e integrar mucho mejor cada recurso aquí explicado. Te recomiendo que lo leas y en un año lo vuelvas a leer. Notarás tu evolución de una manera increíble.

 

Conclusión de “Aprende a promocionar tu trabajo”

Cómo auto promocionarte

Cómo auto promocionarte

 

Solo te puedo dar un consejo para terminar. Si tienes un proyecto andando o si apenas lo tienes en mente, no temas mostrarlo al mundo. Cuando empecé mi proyecto solo tenía claro que quería vivir de mis pasiones y mis talentos. Comencé compartiendo lo que me gustaba, me estaba auto descubriendo (aún lo sigo haciendo)  y Ahora al igual que cuando empecé, tengo clarísima mi meta, pero no conozco 100% el camino que me llevará a ella. Fluyo aprendiendo cada día y dejándome llevar por mi intuición sin dejar de seguirle la pista a los grandes. Hoy me siento orgullosa de mi misma y hacer este resumen para ti, reafirma mi camino.

Así que no temas con emprender con lo que te gusta, no temas promocionar eso que se te da bien hacer, venderte a ti misma es lo mejor que puedes hacer si quieres vivir de tu negocio. Créetelo y lucha por ello. Acepta tu evolución y adáptate al medio sin perder tu esencia.

Cuéntame ahora tú, te cuesta promocionar tu trabajo, que herramientas usas para hacerlo.

 

Descarga Gratis el manual para descubrir tu vocación

Descarga Gratis el manual para descubrir tu vocación

 

 

 

 

 

 

 

 

Descarga gratis la hoja de ruta para emprender en el mundo digital desde cero

Descarga gratis la hoja de ruta para emprender en el mundo digital desde cero