Ikigai, Los secretos de Japón para una vida larga y feliz

Ikigai es una palabra/filosofía  japonesa,  a la cual se le atribuyen varios significados: “La felicidad de estar siempre ocupado”, “una razón para levantarse por las mañanas”, “propósito de vida”, “el significado de tu vida”, “razón de ser”, entre muchas otras.

En Japón hay muchas palabras que traducidas al español no existen, nos toca unir varias palabras para formar una frase y darle un significado literal. Ikigai es una de ellas.

En la cultura japonesa tienen muy integrado este concepto, especialmente en Ogimi, aldea de Okinawa, una pequeña isla de este país asiático. Pero, ¿Por qué ha cogido tanta fama esta filosofía en occidente y la vemos por todos lados?

Resulta que en esta remota aldea, viven las personas más longevas del mundo. En este pueblecillo, el número de centenarios por cada 100.000 habitantes es de 24,55, muy superior al promedio mundial. Sumado a eso que sólo tienen 3000 habitantes. En el libro “Ikigai” los autores Héctor García y Francesc Miralles nos desvelan los secretos de los japoneses para una vida larga y feliz.

Todos tenemos un Ikigai y para descubrirlo debemos explorar pacientemente nuestro interior, conocernos a profundidad para que florezca.

En el siguiente diagrama veremos cómo puedes encontrar tu Ikigai

Qué es el Ikigai

Qué es el Ikigai

 

Los habitantes del país Nipón no tienen una palabra para “jubilarse” y aseguran que uno de los secretos para una larga vida es nunca dejar de trabajar. Siempre están ocupados en alguna actividad que los apasione y que le dé sentido a la vida. No es raro encontrarse a un japonés de 80 años totalmente activo y feliz.

El Ikigai de cada persona puede ir cambiando según la edad y la situación del momento. El punto es no dejar nunca de tener un Ikigai, porque en ese momento se perdería gran parte de la energía y significado vital.

Estos son los pilares de los centenarios de Okinawa:

  • Se acuestan temprano y madrugan a realizar su actividad favorita.
  • Tienen huertos propios donde cultivan sus propios alimentos.
  • Se alimentan de muchos vegetales, tofu, pescado, poca carne, té verde.
  • Comen siempre teniendo en cuenta la ley del 80%. Cuando sienten que ya están quedando satisfechos paran inmediatamente de comer.
  • Tienen un grupo de amigos con los que comparten, ríen, juegan y hablan a diario. Viven en comunidad
  • Se mueven todo el tiempo, suave y sutilmente, pero nunca paran de moverse.
mujer centenaria de Okinawa. Ikigai

mujer centenaria de Okinawa. Ikigai

 

Según un estudio de la universidad de Michigan en Estados Unidos, reveló que las personas que alcanzan edades longevas, en su mayoría tienen un alto nivel de positivismo y elevada expresividad emocional. Los nativos de Ogimi siempre tienen una sonrisa dibujada en su rostro y están haciendo bromas constantemente.

Los autores de este maravilloso libro, han realizado un documental de tan solo 30 minutos que merece la pena ver.

 

El arte de fluir con cada tarea y el Ikigai

Seguro que habrás escuchado alguna vez sobre los “momentos flow” esos momentos en los que fluyes y te fusionas con la actividad que realizas. Bueno esto también lo tienen muy integrado los japoneses y por supuesto va ligado a su Ikigai.

Cuando descubres tu Ikigai, vas a vivir muchos momentos cómo estos, en los cuales vas a perder la noción del tiempo. Tal y cómo nos lo describia nuestro queridísimo Ken Robinson es su libro “El elemento”.

Siete condiciones para que se dé el momento “FLOW” según Owen Schaffer:

  1. Saber qué hacer
  2. Saber cómo hacerlo
  3. Saber cómo de bien lo estamos haciendo
  4. Saber a dónde ir (si ha navegación implicada)
  5. Tener Desafío ambiciosos
  6. Utilizar nuestros mejores recursos personales
  7. Estar libres de distracciones.

En este libro se mencionan varias técnicas para fluir, te comparto la que más me gusto:

Elegir un reto lo suficientemente difícil pero no demasiado.

Asumir tareas que estén por encima de nuestras capacidades, que requieran algo de esfuerzo pero que no sean imposibles de realizar.

Cuando elegimos realizar actividades muy sencillas o fáciles, lo más seguro es que terminen por aburrirnos pues nuestras habilidades la superan. Si son demasiado difíciles y nos faltan conocimientos  para acabar la tarea, seguro terminamos abandonando y frustradas.

Lo ideal es encontrar un término medio, algo que se compagine con nuestras capacidades, pero un poco por encima de ellas para que se vuelva un desafío interesante. ¿Tiene sentido verdad?

Para terminar, hablaré del último capítulo del libro:

Resiliencia y wabi-sabi

“Cómo afrontar los problemas y cambios de la vida sin envejecer por culpa del estrés y la ansiedad”.

En psicología el termino resiliencia se le da a la capacidad de los seres humanos para adaptarse positivamente a situaciones adversas como las muertes trágicas de seres queridos, accidentes etc.

Cuanto más resiliente sea una persona, más fácil le será levantarse y recuperar su significado de la vida.

¿Qué es el Wabi-Sabi?

Nada dura, nada está completo, nada es perfecto. En esto se resume el wabi-sabi.

El wabi-sabi, nos enseña apreciar la belleza de lo imperfecto como oportunidad de crecimiento.  Es una filosofía qué utiliza la fugacidad de la vida para transmitir belleza, para evocar impermanencia sobre todas las cosas. Disfrutar de lo efímero y aprovechar el momento presente.

El wabi-sabi es para los japoneses el equivalente de lo que es para nosotros los occidentales los estándares de la belleza simétrica, eterna y perfecta.

Las personas que tienen claro su Ikigai, son personas en su mayoría resilientes y viven su wabi-sabi, pues pase lo que pase persiguen su pasión, superan obstáculos, nunca se rinden y aprecian la belleza de lo efímero e imperfecto.

Conclusión sobre el Ikigai

Un Ikigai es aquello que le da sentido a nuestras vidas. Nuestra razón de ser. Esa actividad que le da un propósito y significado a la vida. Es el resultado de la conjunción entre lo que amas hacer, lo que necesita el mundo, por lo que te pueden pagar y en lo que eres bueno.

Tener un ikigai, es tener una gran motivación por la cual levantarse por las mañanas con ganas de vivir.

Mucho que aprender de las culturas orientales, y todo lo que puede abarcar una sola palabra.

Te ánimo a que leas el libro y saques tus propias conclusiones:

 

¿Tú ya tienes claro tu ikigai, o aún estás en la búsqueda?

Descarga el manual para descubrir tu “ikigai” y emprender un proyecto con alma en internet.

Descargar Manual